Este fin de semana hemos entrado en el verano, época de relax y vacaciones para muchos. Pero no debemos dejarnos llevar y relajarnos también con las redes sociales de la marca o empresa. En nuestro caso, no se trata de parar sino de aprovechar las oportunidades que nos ofrece el periodo estival.

Muchas empresas creen que las redes sociales no son todo lo productivas que debieran en verano, pero nada más lejos de la realidad. Los usuarios viajan con sus smartphones, con dispositivos wi-fi, comparten sus vacaciones, muestran al mundo sus experiencias… Y las marcas deben hacer lo mismo, adaptarse a lo que los usuarios están viviendo, empatizar y ofrecerles todo aquello que pueda ser de interés en ese momento.

 

Por lo tanto, ¡Seguimos publicando! Es importante continuar con el ritmo de publicaciones, ser constantes y no dormirnos en los laureles, puesto que, un parón puede suponer perder gran parte de la dedicación y trabajo realizado durante el resto del año.

 

Por supuesto, eso no quiere decir que los Social Media Managers y Community Managers nos quedemos pegados al ordenador sin ver un rayo de sol, no, ¡También es verano para nosotros! Así que, para poder disfrutar de la playa tendremos que echar mano de la programación. Establecer un calendario editorial y programar los contenidos nos ayudarán a llevar un control de las publicaciones y ganar tiempo en las redes sociales.

 

Pero… ¿En qué redes sociales? Según diferentes estudios, las redes sociales con más carga audiovisual son las que siguen funcionando en verano, como por ejemplo, facebook, Instragram o Pinterest.  Todas aquellas donde los usuarios comparten sus fotos ya sea para mostrar su día en la playa, su cañita en el chiringuito o simplemente lucir moreno y palmito… Y es que, aunque pensemos lo contrario, en verano la diversión está en las redes sociales.

 

Pero no todo siempre es tan idílico, los usuarios siguen activos en las redes sociales y pueden tener dudas y quejas que no debemos desantender. El estar al pie del cañón nos ahorrará más de un disgusto y nos puede reportar un cliente más satisfecho con nuestro canal de atención al cliente y, en consecuencia, con nuestra empresa. De la misma manera, toda esta información que comparten los usuarios nos puede aportar grandes pistas sobre los gustos e intereses de los usuarios, lo que nos ofrece una gran oportunidad de captar nuevos clientes.

 

Y aunque sigamos atendiendo las redes sociales, sí que es cierto que el ritmo es más tranquilo en verano, así que es un gran momento para analizar resultados, fisgonear qué ha hecho y qué hace la competencia. Evaluar también las acciones llevadas a cabo, ver lo que ha funcionado, lo que no, lo que queremos hacer, lo que podríamos hacer… En definitiva, parar un momento, analizar y replantear la estrategia.

 

Así que a lo dicho, ¡Las redes sociales no cierran por vacaciones!

Redes Sociales empresa verano